PETROULHEADS

Toyota AE86 Levin

Toyota AE86 LeVin

 

El “Ocho” como número de la suerte en Japón es algo que trasciende a las personas, tal es así, que la antigua Toyoda Loom Works, cuando crea una subsidiaria destinada a los automóviles, el nombre es cambiado a Toyota, debido a que, en japonés, es escrito mediante ocho trazos. Tal fue la casualidad que una de las series más recordadas y uno de los inicios de su leyenda en el mundo de la competición lleva el 8 como número predominante, es la quinta serie de la histórica saga de Toyota Corolla, llamada E80 de la cual salieron grandes modelos, pero hay uno que destacó con el paso de los años y que nos ocupa en este artículo, se trata del ya referente AE86 también conocido como “Hachi-Roku” que en japonés significa 8-6. Cada letra del modelo cobra un significado importante. La A se refiere a su motor, nombrado 4A; la E por pertenecer a la saga Corolla; el 8 en consonancia con ser la quinta generación de la serie y el 6 como variación del resto de modelos de la serie equipados con ese motor. A partir de aquí los números 8 y 6 juntos no volverían a pasar desapercibidos para la marca nipona ni para nosotros, los apasionados a las cuatro ruedas.

El Toyota AE86 fue la apuesta de los japoneses que, en 1983, deciden lanzar un modelo asequible con tracción trasera, esta característica además de su refinado chasis y su precio son los que harían saltar a la fama a este vehículo, a pesar de ser coetáneo a otros modelos superiores. Este Toyota tenía dos versiones: la Trueno y la Levin. La primera popularizada con el paso de los años y, la segunda, más afín a la competición. Las diferencias eran palpables sobre todo porque la versión Trueno equipaba faros retráctiles mientras que en la edición Levin eran unas luminarias fijas, así como pilotos traseros diferentes. Ambos constaban de carrocerías de dos y tres puertas, tanto en las primeras ediciones conocidas como Zenki, como este modelo, y las versiones Kouki, que fueron las últimas revisiones del coche.

El nombre Zenki en el mundo nipón hace referencia a la primera versión del vehículo (1983-1985), y la Kouki (1985-1987), última edición del mismo. Esta unidad montaba desde el 84’ hasta el 87’ un motor de inyección denominado 4A-GE, sucesor del 2T-G considerado históricamente como un motor resistente y fiable.

Este vehículo llegó a su fama cuando uno de los pilotos más prominentes de Japón, Keiichi Tsuchiya, un humilde apasionado al mundo del motor que entrenaba en las conocidas como carreras “Touge”, las cuales consistían en correr por las sinuosas carreteras niponas, accidentadas por el carácter volcánico del país. Tal era la destreza de Keiichi que, según él mismo, ganaba tan fácil que no quería que la gente se aburriese por ello, por lo tanto, decidió conducir como lo hacía en las carreras “Touge”, es decir, deslizando la parte trasera forzando el sobreviraje para lo cual el AE86 era el coche idóneo. Esto supuso la popularización de esta manera de conducir conocida como Drift. La gran vuelta a la fama del coche se produjo con un manga, posteriormente convertido a Anime llamado INITIAL D creado en 1995. Centrado en las carreras callejeras contadas a través de un adolescente de 18 años llamado Takumi Fujiwara, estudiante y repartidor de “Tofu” en el negocio familiar, que se conoce las carreteras montañosas colindantes y que reta a otros corredores demostrando su conocimiento y habilidad en las vías públicas a los mandos de un AE86 Sprinter Trueno GT-Apex.

La historia personal de Manu con este coche es, cuanto menos, curiosa y demuestra que, según sus propias palabras, “con el paso de los años te das cuenta de que hay cosas que están predestinadas para ti”. Entre sus planes no estaba hacerse con un vehículo japonés, de hecho, el 205 Rallye o el Clio Williams eran los coches que más le atraían cuando comenzó a interesarse por el automovilismo. Sin embargo, la influencia de Roberto, uno de sus compañeros de instituto, que a base de insistir acerca de la calidad de los modelos nipones, sumado al inicio de Internet influyeron en Manu para empezar a descargar vídeos de Best Motoring que, “con suerte, venían subtitulados en inglés”, o los reportajes de Drift, especialidad desconocida en aquel momento en España y en la que los AE86 destacaban.

Un día, ya en 2006, en los alrededores de su barrio vio su actual coche, eso sí, con una estética completamente distinta a la que se puede ver en las imágenes, que pasaba, según Manu, totalmente desapercibida, en un color gris azulado y con las especificaciones de serie. La matrícula ourensana contribuyó a desconcertarlo por completo llevándolo a pensar que, si era local, significaba que pronto volvería a verlo; se equivocaba, no volvió a encontrarse con el AE86 hasta pasado un año, lo avistó de nuevo en la misma localización que la primera vez y en esta ocasión, no dudó y le hizo una oferta por él al dueño inicial del coche. Éste, no acababa de entender el interés de Manu por su humilde Levin, de hecho, no acababa de creérselo. Tras varios días de negociaciones llegaron a un acuerdo y pudo empezar a disfrutarlo por las espectaculares carreteras aledañas a su residencia en Grou una aldea ubicada en la Baixa Limia cerca de la frontera de Portugal con Galicia. El coche lo usa para fines tales como meter el equipo de música cuando ejerce de Dj porque, según él, con las barras encaja perfectamente y no se mueve. En su casa el vehículo tiene un fan más concretamente el más pequeño del hogar que se asombra sólo con la estética del automóvil.

Un tiempo después de adquirirlo, lo llevó al circuito de A Madalena donde se dio cuenta de que el coche necesitaba mucho trabajo para llegar a ser algo similar al icónico AE86 que veía en los vídeos. Antes de presentaros la multitud de modificaciones con las que cuenta nuestro protagonista, revisaremos a fondo la ficha técnica original del “Hachi-Roku“.

La culata del propulsor original, diseñada por Yamaha, estaba provista de 4 válvulas por cilindro, dos árboles de levas (DOHC) y un sistema, llamado T-VIS, que aumentaba la geometría de la admisión a partir de unas 4.200rpm. Contaba con 1.587cc, 120 cv y unos 940 kilos de peso que proporcionan a este vehículo unas prestaciones exquisitas que aseguran unas máximas de 195 km/h y un 0-100 de 8,5 segundos. La marca nipona hizo hincapié, además de en diseñar una mecánica efectiva, en cuidar la construcción y materiales utilizados para que además fuera robusta, fabricando para el mercado japonés una versión con 130 cv.

Estas cifras propiciaron que el AE86 fuera usado en competición siendo rival directo, en el European Touring Car Championship (ETCC), de iconos como el Mercedes 190E o del BMW Serie 6, ganando el propio campeonato de marcas con 267 puntos. Fue utilizado, asimismo, en pruebas de rallye siendo, incluso después de retirado, un coche suficientemente competitivo. La disciplina donde el Levin destacó más fue el Drift, donde se popularizó gracias a conocidos pilotos de la época.

Aunque este vehículo gozaba de unas características nada despreciables para la época como un autoblocante de discos de serie, Manu decidió realizar unos cambios al modelo para adaptarlo a su gusto. El motor en sí mismo no aceptaba la turboalimentación por limitaciones mecánicas en bielas y cigüeñal, así que Manu decidió comprar un motor de Toyota MR2 Supercharger (4AGZE) procedente de Irlanda rectificado y reconstruido por él mismo. Además, monta un embrague cerámico TRD y un escape artesanal de procedencia japonesa del cual el dueño desconoce su marca y que va colocado, a diferencia del original, bajo el eje. En el apartado del manejo, se ha personalizado con cambios en frenos y suspensión Bilstein con cuerpo roscado para montar muelles estrechos y casquillos de poliuretano en las barras estabilizadoras a parte de una dirección Quaife y unos brazos mejorados.

El Toyota AE86 fue un exponente del movimiento Drift, en el plano cultural, destacan cameos como en las películas de acción The Fast and Furious: Tokyo Drift, que popularizó la disciplina Drift por toda Europa, o en la citada Initial D, así como en las famosas sagas de videojuegos Need for Speed, Gran Turismo, Forza y un amplio etcétera.

Tal fue la influencia de este vehículo que Toyota lanzó en 2012 un automóvil llamado GT86 después de la gran acogida de su prototipo FT-86 inspirado mecánicamente en honor a este mito para todos los aficionados a este mundo.

próximo puesto

Atrás puesto

Dejar una contestacion

© 2018

Iconos diseñados por SimpleIcon desde www.flaticon.com con licencia CC 3.0 BY
Iconos diseñados por Freepik desde www.flaticon.com con licencia CC 3.0 BY

Nuestros Patrocinadores: