PETROULHEADS

FIAT UNO Turbo i.e.

fiAT Uno turbo

 

titulo noticia petroulheads uno

Seguramente, si echáis la vista atrás en el tiempo hasta principios de los años 90 e intentáis visualizar los coches que destacaban en los aparcamientos de las discotecas de vuestras ciudades o en los accesos a los tramos de rallyes, os vendrán a la mente un montón de “hatchbacks” picantes que compartían una misma filosofía: un motor con poco más de 100cv asociado a un chasis ligero y de corte deportivo que hacía las delicias de los aficionados al automovilismo. Cada marca utilizó estos ingredientes a su manera, desarrollando atmosféricos de gran cilindrada como el Peugeot 205 GTI, el Renault Clio Williams, el Opel Kadett GSI o el VW Golf GTI; o bien motores de dimensiones más reducidas pero sobrealimentados como el Renault 5 GT Turbo, el Fiesta RS Turbo y nuestro protagonista de hoy, que fue la apuesta italiana con estas características, el FIAT Uno Turbo i.e.

uno turbo carretera

El utilitario vería la luz en 1985 con un motor 1.3 con inyección electrónica Bosch y un turbo IHI que rendía 105CV. En el año 1988 FIAT incorpora mejoras en el Uno, introduciendo nuevos materiales, más equipamiento, una nueva caja de cambios y la adaptación del motor a gasolina sin plomo. Este modelo fue un soplo de aire fresco para FIAT, que atravesaba una mala época, vendiendo más de lo esperado debido a su precio competitivo y a sus grandes prestaciones. Era notablemente más barato que el Peugeot 205 GTI y el precio era equiparable al de su rival más directo, el Renault 5 GT Turbo, que equipaba carburación y menos equipamiento que el Uno Turbo. El vehículo italiano, según comparativas de la época, mostraba un comportamiento similar a su rival destacando ligeramente en lo que a frenado, dirección y respuesta se refiere. Había muchas similitudes entre ambos y al final la elección era cuestión de gustos.

Fueron estas, entre otras, las razones por las que la marca italiana decide lanzar en 1989 el vehículo de nuestro protagonista, Pablo, que se animó a comprarlo motivado, entre otras razones, porque su familia había tenido una versión del primer FIAT Uno. Esta versión presentada en el año 1989 contaba con un motor 1.4 con turbo Garret T2 que soplaba a 0,8 bares, 0,2 más que su predecesor, con un sistema de inyección Bosch multipunto con lo que alcanza los 118CV de potencia que, junto a su menor coeficiente aerodinámico, logrado gracias a la modernización de su exterior derivada del FIAT Tipo, le permiten superar los 200 km/h, mejorando las características técnicas del modelo anterior.

motor fiat uno turbo

En el caso del de Pablo, los cambios son notables elevando su potencia original hasta los 140CV mediante la sustitución del turbo por uno de mayores dimensiones, un árbol de levas con mayor cruce, una línea de escape y la optimización de la electrónica además de un volante de inercia aligerado. Estas modificaciones han propiciado que el coche sea aún más reactivo de lo que ya es de serie. Nos dice su dueño que tiene problemas para controlarlo cuando carga el turbo, a partir de 2500rpm, porque con un ligero movimiento de pedal el vehículo radicaliza su comportamiento drásticamente haciendo que se vuelva incómodo viajar con él por autovía. Para mejorar el comportamiento, esta unidad cuenta con amortiguación Koni amarilla y muelles deportivos, así como unas llantas de mayor diámetro procedentes del Lancia Delta HF que son de 14” en lugar de las 13” con las que salía el de serie.

En cuanto a mantenimientos y fiabilidad, Pablo nos cuenta que no ha tenido grandes problemas, tan sólo alguna junta con pérdidas ligeras. Pese a ello, procura revisar y cambiar el aceite cada vez que va a taller y cuando le preguntamos por las variaciones que pretende introducir destaca la necesidad de revisar la caja de velocidades y el embrague que, pese a ser reforzado, no es capaz soportar el par del motor, haciendo imprescindible ser cauto con el acelerador. Hecho esto, lo pintará para dejarlo perfecto.

En lo referente a la competición, al no estar involucrada FIAT, pocos eran los que se aventuraban a desarrollar la versión para correr, a diferencia del Renault 5 GT Turbo que fue apoyado por la marca francesa. Pese a ello, compitió como Grupo N dentro de copas en nuestro país y, como dato reseñable, podemos destacar que Estanislao Reverter participó en el Rallye Rías Baixas del año 1986 con el fin de testar suspensiones y otras mejoras para su equipo Red FIAT Galicia.

Al final, como Pablo dice, somos como niños, sólo aumenta el tamaño de nuestros juguetes. Tener la oportunidad de conducir su pequeño Uno Turbo por un tramo de montaña en su tiempo de ocio es como una válvula de escape. Para él, las sensaciones que le transmite un modelo como este cargado de personalidad no hay ningún coche moderno capaz de igualarlas.

próximo Publicación

Atrás Publicación

1 Comentario

  1. Isaac 2 abril, 2019

    Ese coche creo que lo tuvo mi padre en la exposición antes de que tuviese su primer dueño tengo alguna foto. Yo tengo uno igual con matricula de Tarragona siendo de zaragoza.jeje. nada mas ver media matricula acabado en AL digo ese es de zaragoza. Buen reportaje. Un saludo

Dejar una contestacion

© 2020

Iconos diseñados por SimpleIcon desde www.flaticon.com con licencia CC 3.0 BY
Iconos diseñados por Freepik desde www.flaticon.com con licencia CC 3.0 BY

Nuestros Patrocinadores: